Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional

Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional

Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional, es causada por la inflamación del revestimiento del estómago y se da por varias circunstancias.

Tratamiento nutricional de la gastritis nerviosa

La gastritis es un tipo de afección que causa inflamación en el estómago y que, por tanto, produce molestias a la hora de asimilar los alimentos.

Sin embargo, dentro de este tipo de condición también nos encontramos con la gastritis nerviosa (conocida también con el nombre de dispepsia funcional) y que nos produce síntomas muy parecidos la gastritis tradicional.

Esta condición es relacionada con síntomas asociados a las emociones, como el estrés, la ansiedad o el agobio, los cuales pueden afectar a nuestro estómago provocando la inflamación de la mucosa gástrica.

Esto es debido a las conexiones existentes entre el cerebro y el tracto gastrointestinal, las cuales se conocen con el nombre de eje cerebro-intestino-microbiota.

La principal diferencia que aporta la gastritis nerviosa es que no inflama el estómago por presencia de bacterias, sino que la hinchazón es una respuesta de nuestro organismo ante una situación de excesivo estrés.

¿Qué es la gastritis nerviosa?

La gastritis nerviosa es una condición que se relaciona con la gastritis porque los síntomas son muy similares: ardor, acidez, malestar estomacal… Pero la causa no es la misma, porque la gastritis tradicional causa inflamación del estómago a causa de la presencia de bacterias, en cambio la nerviosa lo hace a causa de motivos emocionales.

Los motivos por los cuales se presentan estos síntomas en el sistema digestivo están relacionados con la gestión de las emociones.

La acumulación de nervios o de tensión en el día a día es lo que produce que aparezcan estos signos y malestar. Por tanto, una de las claves para tratar la gastritis nerviosa será, siempre, la terapia.

Es un tipo de gastritis que tiene cura y que se puede tratar realizando algunos cambios en los hábitos de vida: una mejor alimentación, una revisión de la medicación o productos que se ingieren a diario, una vida más calmada, etc.

Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional
Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional

Síntomas

La gastritis nerviosa no siempre presenta síntomas claros, sin embargo, sí que hay algunos efectos producidos por el estrés que nos afectan de forma interna.

Los más comunes son los siguientes:

Dolor en el estómago: Es el síntoma más evidente de cualquier tipo de gastritis y también se da en el caso de la nerviosa.

Falta de hambre: Debido a la hinchazón estomacal, la gastritis nerviosa genera una sensación de estar saciado en todo momento y, por tanto, reduce el hambre.

Pesadez estomacal: Se siente que no se digiere bien la alimentación y que el estómago está más lleno de lo normal.

Acidez: Debido a la inflamación, los alimentos cuestan más a la hora de ser digeridos y esto hace que exista ardor en el estómago.

Náuseas: El malestar que tiene lugar en el estómago produce que el paciente tenga ganas de devolver y que experimente náuseas.

Tratamiento de la gastritis nerviosa

Se puede tratar la gastritis nerviosa y, para ello, se deben atacar tres puntos concretos:

Fármacos

Al fin y al cabo, el estómago está inflamado, por lo que debemos protegerlo con fármacos como Omeprazol.

Gestión emocional

Acudir a terapia o cambiar los hábitos para tener una vida más relajada y tranquila es básico para tratar la gastritis nerviosa, ya que los nervios son la causa principal de esta condición.

Dieta ligera

También debemos apostar por una dieta para la gastritis fácil de digerir y con alimentos ligeros para mejorar las digestiones y evitar los dolores en el estómago.

Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional
Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional

Tratamiento nutricional

A conseguir una mejora en la sintomatología, lo cual te ayudará a sentirte mejor pues calmará el dolor y otros síntomas como el ardor de estómago y el reflujo.

Evitaremos caer en una dieta deficitaria, ya que se tiende a reducir la ingesta de alimentos por el temor al dolor.

¿Cuánto debe durar una dieta de protección gástrica?

Generalmente, suele recomendarse un mínimo de entre 3 y 4 días, pero todo depende de la persona y de la intensidad del cuadro que presente.

Por ello, en algunas personas puede prolongarse hasta que se consigan mitigar las molestias gástricas y desaparezcan los síntomas.

Recomendaciones

  • Comer varias veces al día y en poca cantidad. No se debe de llenar el estómago.
  • La comida estará tibia, ni fría ni muy caliente.
  • Masticar adecuadamente los alimentos. En la boca comienza la digestión y hay enzimas en nuestra saliva que a la par que vamos triturando la comida van actuando para facilitar la posterior digestión en el estómago.
  • Nos hidrataremos bebiendo agua o infusiones digestivas como la manzanilla, el hinojo, la hierba luisa o la melisa, a temperatura tibia y a pequeños sorbos.
  • Utilizar formas de cocinado sencillas (cocido, hervido o plancha)
  • Evitar las salsas, los picantes o condimentos, así como el exceso de sal.
  • Cena dos o tres horas antes de acostarte.
Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional
Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional

Leíste: Gastritis nerviosa: tratamiento nutricional, te recomendamos: Dermatitis atópica: qué es, cremas y tratamiento

Te invitamos a que nos sigas en nuestras redes sociales: Twitter, Facebook e Instagram

Post relacionados