Tortícolis: qué es

Tortícolis: qué es

Abordamos el tema de la tortícolis: qué es, siendo uno de los principales dolores musculares y más frecuentes en las personas ya sea por las malas posturas.

  Soluciones para aliviar la tortícolis

La tortícolis es un dolor cervical y es uno de lo más frecuentes y se calcula que 7 de cada 10 personas lo padecerá en algún momento de su vida.

Las molestias, a veces, se quedan en una contractura muscular leve. Pero también pueden provocar una gran rigidez y que, en consecuencia, el cuello se incline adoptando una postura poco natural: es lo que se conoce como tortícolis.

Se trata de una contracción muscular prolongada, que afecta a los músculos del cuello, lo cual genera dolor y provoca que la cabeza se volee o rote hacia un lado.

El dolor muscular se localiza en la zona del cuello, pero puede subir a la cabeza o bajar al hombro o espalda.

Las causas por la que se produce el dolor es muy clara, sobre todo si ocurre de forma puntual: es lo que pasa, por ejemplo, tras un traumatismo, un mal gesto o un movimiento muy brusco de la zona.

En algunas ocasiones el dolor y la rigidez aparecen sin una causa evidente que pueda justificar esta enfermedad.

¿Qué es la tortícolis?

La palabra tortícolis viene del latín tortus (torcido) y collis (cuello), se denomina tortícolis a una contractura de la musculatura cervical unilateral que genera una actitud mantenida del cuello en rotación y lateralización.

Es decir, el cuello queda girado y lateralizado de manera sostenida en el tiempo.

Puede tener múltiples causas, que van desde las contracturas por malas posturas sostenidas, por ejemplo al dormir, hasta ser la manifestación de patologías como la distonía cervical, enfermedad neurológica en que se produce una contracción mantenida constante de un grupo muscular.

Tortícolis: qué es
Tortícolis: qué es

Principales síntomas de tortícolis

Los síntomas que puede presentar una persona suelen ser fáciles de detectar, entre otros:

  • Movimiento limitado en la zona del cuello.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor cervical.
  • Temblor de la cabeza.
  • Rigidez del músculo esternocleidomastoideo.
  • Postura anormal de la cabeza.
  • Hombro que está más alto que el otro.

Causas de la tortícolis

La tortícolis es un síntoma y no una enfermedad. Por eso, se puede observar en el contexto de varias situaciones. Así, conocer su origen y se convierte en una parte clave para la elección del tratamiento.

Según su mecanismo desencadenante, se puede clasificar de la siguiente forma:

Traumática: es decir, secundaria a un trauma o un accidente. Puede acompañarse de subluxación o fractura óseas.

Inflamatoria: causada por algún tipo de inflamación, infección o tumoración en la región cervical.

Además, se puede clasificar según la postura que tome la cabeza:

  • Anterocolis (hacia adelante).
  • Laterocolis (hacia un costado).
  • Retrocolis (hacia atrás).

Por otra parte, se cree que el trastorno puede ser dinámico y surge de la función celular anormal de las fibras musculares.

Si presenta algún síntoma se puede hablar de las siguientes formas de tortícolis:

Congénita: cuando se encuentra presente desde el nacimiento.

Adquirida: si se evidencia en cualquier otro momento de la vida.

Tortícolis: qué es
Tortícolis: qué es

Tipos de tortícolis y sus características

Hay muchas posibilidades y las causas de las tortícolis y su clasificación, además, de sus principales formas y dolencias.

Tortícolis congénita

La tortícolis muscular congénita es una deformidad postural evidente al nacer o poco después del nacimiento.

De forma típica, se caracteriza por una inclinación lateral de la cabeza y un giro de la misma hacia el lado opuesto debido al acortamiento unilateral del músculo esternocleidomastoideo (por contracción).

Se observa con cierta regularidad. De todos modos, lo ideal es realizar una derivación a neurología y fisioterapia con el fin de lograr la restitución de los movimientos y mejorar la evolución. Tiene un buen pronóstico, sobre todo cuando se comienza un tratamiento precoz. Puede ser secundaria a diferentes causas.

Tortícolis adquirida

La tortícolis adquirida es aquella que se puede desarrollar a cualquier edad como consecuencia de diferentes situaciones que provocan lesión o inflamación muscular:

  • Idiopática, o de causa desconocida.
  • Mala posición al dormir.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Infección de oído.
  • Resfriado.
  • Lesión en la cabeza y el cuello que causa hinchazón.
  • Espasmo primario del músculo esternocleidomastoideo.
  • Subluxación rotatoria C1-C2 (atlantoaxial).
  • Abcesos.
  • Tumores del sistema nervioso central.
  • Enfermedades virales.
  • Tortícolis espasmódica.
  • Medicamentos.
 Cómo se diagnóstica y actuar ante la tortícolis

No hay estudios específicos para realizar el diagnóstico de tortícolis; en general, se determina a través de la evaluación clínica. De igual forma, se puede solicitar una radiografía de región cervical para realizar la orientación diagnóstica y descartar algunas de las causas.

También el examen físico se observará la posición de la cabeza y el cuello y se valorará la presencia de dolor asociado. La posición del cuello puede encontrarse elevada. También será importante valorar la evolución y antecedentes del paciente.

Por otra parte, el tratamiento de la tortícolis dependerá, en gran medida, de la edad del paciente, la forma en que se produjo y también la presencia de dolor.

En muchos casos, el dolor será temporal y se puede extender por unos días. No suele causar mayores complicaciones.

Esto es uno de los tratamientos recetado por el médico:

  • Analgésicos.
  • Benzodiazepinas.
  • Anticolinérgicos.
  • Aplicación de calor.
  • Masajes.
  • Ejercicios de estiramiento.
Tortícolis: qué es
Tortícolis: qué es

Leíste: Tortícolis: qué es, te recomendamos: Salud mental en tiempos de Covid-19: cómo mantenerse sanos

Te invitamos a que nos sigas en nuestras redes sociales: Twitter y Facebook

Post relacionados