Hellow Word

Vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento

Abordamos el tema vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento; que muchas veces no son motivo de alarma, por lo tanto, es importante conocer qué los causa, con el fin de tomar las medidas necesarias para aliviarlos.

Cómo tratar los vómitos de los niños de un año

Alergias, infecciones, golpes, intoxicaciones, enfermedades: son variadas las razones por las que un niño puede vomitar ocasional o frecuentemente y, por lo tanto, se convierte en motivo habitual de consulta con el pediatra en los primeros meses y años de vida.

El vomito es la forma en la que el cuerpo expulsa material del estómago, a veces para deshacerse de algo tóxico.

Cualquiera que sea los puede causar; los músculos del estómago se contraen con fuerza y ​​la comida vuelve a subir por el esófago, sale por su boca y, en ocasiones, por la nariz.

Los padres tienden a confundirlo con la regurgitación, que es más común entre los lactantes o menores de un año.

Esta se presenta cuando hay un pequeño flujo de leche materna o de fórmula, o de otros contenidos del estómago por fuera de la boca del bebé después de las tomas o de un eructo, pero sin que él haga esfuerzo alguno.

Tal vez esto preocupa al ver vomitar a su hijo, pero casi siempre son episodios que no revisten gravedad ni requieren tratamiento.

No obstante, es necesario que sepa las causas por las que pueden manifestarse y estar pendiente de su evolución.

En un alto porcentaje ocurre por alguna infección estomacal o intestinal, provocada generalmente por virus, aunque no es descartable por bacterias, ni parásitos. Generalmente se da por gastroenteritis, enfermedad viral del tubo digestivo que también puede ocasionar fiebre, diarrea, náuseas, dolor abdominal y debilidad.

Vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento

Qué provoca los vómitos en niños mayores de un año

Se desconoce la causa de fondo del síndrome de vómitos cíclicos. Algunas causas posibles incluyen la genética, dificultades digestivas, problemas del sistema nervioso y desequilibrios hormonales.

Los ataques específicos de vómitos pueden ser desencadenados por lo siguiente:

  • Resfríos, alergias o problemas sinusales
  • Estrés emocional o excitación, especialmente en el caso de los niños
  • Ansiedad o ataques de pánico, especialmente en el caso de los adultos
  • Ciertos alimentos y bebidas, como el alcohol, la cafeína, el chocolate o el queso
  • Comer en exceso, comer justo antes de acostarse o ayunar
  • Clima caluroso
  • Cansancio físico
  • El exceso de ejercicio
  • Menstruación
  • Mareos por movimiento

La identificación de los desencadenantes de los episodios de vómitos puede ayudar a tratar el síndrome de vómitos cíclicos.

Vómitos en niños mayores de un año: tratamiento

Hidratación oral

La rehidratación oral es algo que pueden hacer los padres en su propio domicilio para prevenir la deshidratación o para tratar los casos leves de deshidratación. Esta se debe hacer siguiendo las indicaciones del pediatra, que variarán según la edad del niño.

Pasado este periodo, se puede iniciar la tolerancia oral con suero de rehidratación hiposódico, el cual se puede conseguir en cualquier farmacia a un precio económico en sobres en polvo, y también los hay a la venta preparados ya para tomar y con una gran variedad de sabores.

La técnica de tolerancia oral o rehidratación consiste en administrar unos 5-10 ml de suero (según la edad del niño) cada 3 minutos durante las primeras 2 horas.

A partir de este momento se debe retomar una dieta normal, procurando que sea de fácil digestión, con abundante contenido en líquidos y altamente nutritiva durante los primeros días (alimentos hervidos o a la plancha, caldos, gelatinas, entre otros).

Vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento
Repoblar la flora intestinal

Pueden ser de utilidad los preparados con prebióticos y probióticos, que ayudan a repoblar la flora intestinal del niño, sobre todo cuando los vómitos se acompañan de diarrea.

En el caso de los lactantes, se deben continuar las tomas de pecho, ya que la leche materna constituye, sin duda alguna, la mejor fuente posible de rehidratación y nutrientes que pueden tener, además de que contribuye a repoblar su flora intestinal.

Una alternativa es realizar tomas más cortas, para facilitar al lactante la ingesta, pero dadas con una mayor frecuencia para asegurarse que recibe la cantidad que necesita.

Vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento

Leíste: Vómitos en niños mayores de un año: causas y tratamiento, te recomendamos: Ejercicio físico en niños: beneficios y ventajas

Te invitamos a que nos sigas en nuestras redes sociales: https://twitter.com/xhidomx y https://acortar.link/1nbj

Post relacionados